fbpx

Beneficios de Adoptar la Metodología Ágil

La Metodología Agile (llamada comúnmente en español “metodología de proyectos ágiles”) surgió como una necesidad en el sector empresarial tecnológico ante la evidencia de que la forma tradicional de trabajo retrasaba mucho el tiempo de entrega de los proyectos.

Los orígenes de esta metodología se remontan al llamado “Manifiesto Agile”, publicado en febrero de 2001. Dicho escrito fue una respuesta al libro “Extreme Programming Explained”, escrito por Kent Beck, y en donde exponía una nueva metodología denominada Extreme Programming.

El Manifiesto Agile llegó como una innovación frente a otras metodologías que eran excesivamente lentas e innecesariamente rígidas. Este documento proponía reducir a sólo cuatro el número de procesos para el desarrollo total de un proyecto.

A saber:

  • Valorar más a los individuos y sus interacciones que a los procesos y las herramientas.
  • Valorar más el software funcional que a la documentación exhaustiva.
  • Valorar más la colaboración con el cliente que la negociación contractual.
  • Valorar más la respuesta ante el cambio que obedecer a un plan.

Aquello representó una revolución, no exenta de polémica, dentro de la industria de desarrollo de software.

A continuación revisaremos algunas de las razones por las que esta metodología se ha convertido en una de las más usadas por las empresas. También veremos qué beneficios y retos representa para las empresas. Y finalmente cómo utilizar esta metodología para mejorar el flujo de trabajo.

Transparencia en el equipo

Es importante que todos los miembros de un equipo sepan cuál es su función y cómo se imbrica con la función de los demás. Para ello la Metodología Agile es muy funcional, ya que permite una transparencia absoluta entre los miembros de un equipo de trabajo.

Dentro de esquema, cada miembro del equipo sabe en qué fase del proyecto se encuentra su compañero. Al saberlo, puede desarrollar su trabajo con mayor confianza y esperar que los demás también lo hagan. Esta transparencia, en general, es la mejor forma de comunicación entre todos los miembros de un equipo de trabajo.  

Entrega de proyectos a tiempo

La ventaja fundamental de la metodología de proyectos ágiles es que acorta de forma considerable los tiempos de entrega de los proyectos. Lo que, desde luego, implica un mejoramiento de la eficiencia general de la empresa.

Esta reducción en los tiempos de entrega se debe a que se suprimen formalidades y procesos innecesarios, sin afectar la calidad de los proyectos.

Al contrario, la reducción de los tiempos de producción, significa muchas veces una mayor oportunidad de evaluar los posibles errores de un proyecto, con el tiempo suficiente para corregirlos antes de su entrega final.

Se trata de una combinación entre eficiencia, calidad y oportunidad.

Ahorrá tiempo en tus procesos corporativos con la Metodología Agile

Enfoque en el valor del negocio

Al eliminar procedimientos no esenciales, los procesos corporativos se enfocan en la calidad de la propuesta de valor. Descuidar esta última es uno de los errores fatales de las empresas, que muchas veces fracasan por exceso de burocracia y procesos no vitales.

Este ha sido un error señalado, en diversas ocasiones, por estudiosos de las empresarialidad como Peter Drucker y Paul Graham, quienes han insistido en que la labor fundamental de una empresa es crear valor. El valor aportado es lo que genera las ventas y aumenta la clientela.

Al reducir, a través de la metodología de proyectos ágiles, lo que no es otra cosa que una burocracia interna, se traduce en un ahorro de tus costos y aumento de tus ganancias.

Permite el cambio

Dice un refrán que lo único constante en la vida es el cambio. Un lema que también opera en el mundo corporativo. La metodología Agile significa consolidar una empresa que cambia a buena velocidad, debido a que no es pesada ni innecesariamente voluminosa. Al momento en que toque realizar modificaciones internas para ajustarse a los cambios del mercado, podrá hacerlo fácilmente.

Siempre tendrás que considerar la posibilidad de ajustes debido a la transformaciones del mercado. ¿No es preferible estar preparado para ello? La Metodología Agile es una gran opción para conseguirlo.

Se mejora la calidad

Al eliminar distracciones y concentrar todos los esfuerzos en construir la propuesta de valor, se mejora su calidad. Como el trabajo no se disgrega en labores secundarias, todo el equipo se enfoca en el proyecto principal.

Además, el tiempo que se ahorra al eliminar formalismos y procesos no esenciales, es tiempo que se invierte en lo que sí es importante. Sin contar con que podés abrir nuevos departamentos y enfocarte en otras áreas de oportunidad que tal vez no habías considerado por estar concentrado en aspectos poco productivos.

Entrega de versiones cortas del producto

Si reducimos los tiempos de entrega, podemos también podremos hacerlas más versátiles en la satisfacción de los clientes. Por ejemplo, entregarles versiones beta, con algunas funcionalidades de nuestros productos, para que las utilicen y prueben con tiempo. Así, nos podrán informar sobre cualquier falla o problema, permitiendo que sea corregido antes de terminar el proyecto por completo.

Esta entrega parcial mejora y potencia la confianza de los cliente, ya que pueden ir evaluando los progresos realizados. Además de visibilizar la disposición de tu empresa a resolver cualquier falla de sus productos. Corregir a tiempo evita que un problema empeore, y que termine por afectar otras áreas del proyecto en general.

La metodología de proyectos ágiles es, también, una manera de aumentar la confianza de tus clientes en tu trabajo.

Mejora la comunicación en el equipo de desarrollo

Así como es importante la confianza de tu cliente, también lo es la confianza de los miembros de tu equipo de trabajo. Aprovechá el tiempo que te ahorrás en procesos innecesarios, y realiza reuniones de forma más frecuente con tus trabajadores.

Sostener discusiones sobre los avances de un proyecto mejora el trabajo en equipo, crea confianza entre los miembros y permite identificar problemas a tiempo.

Divide y Vencerás

Es habitual que algunos equipos de trabajo se encuentren, al finalizar un proyecto, con el hecho de que algún  proceso esencial para su funcionamiento no se realizó. La mejor manera de evitar esta omisión es dividir cada proyecto en pasos realistas y sujetos a evaluación.

Así conseguirás que la realización de todos los procesos sea totalmente eficiente, pues cada paso etapa será culminada correctamente, y se producirá ningún vacío que afecte al proyecto en sí.

En pocas palabras, la Metodología Agile puede mejorar la forma en que se entregan los proyectos, la comunicación entre tu equipo de trabajo y aumentar de forma exponencial tus ventas y clientela.

¿Tu empresa puede implementarla?

Conocé una de las aplicaciones de las metodologías ágiles con nuestro desarrollo de GaNote en nuestro ebook «Desarrollo de App Móvil. Caso de Éxito: GaNote».